Otra forma de tomar probióticos: el Kéfir

20150218_191834

Dicen que la longevidad de los habitantes de las montañas del Cáucaso es un misterio, aunque hay algo que no falta en su dieta: el kéfir.

Hace unos 5.000 años, los pastores de las montañas del Cáucaso acarreaban la leche de yegua o de búfalo en recipientes de cuero donde fermentaba generando un yogurt agrio gaseoso.  A principios del siglo XX, su uso se extendió por Rusia. Hoy en día se toma a diario en Europa del este, y cada vez más, en el resto del mundo.

Para obtener kéfir necesitamos leche. En el Cáucaso se utiliza la de yegua, la de búfalo, oveja, cabra y vaca. Para ello se utilizan unos gránulos (como si de una coliflor se tratase),  que se nutren de leche y la hacen fermentar, obteniendo esta bebida cremosa. Circulan varias historias sobre el origen de estos gránulos, a los que se les toma como algas u hongos. Siendo la historia más conocida la que dice que estos gránulos fueron traídos del Tibet por la Madre Teresa de Calcuta.

Pero lo que realmente hace especial al kéfir son sus propiedades reguladoras y protectoras del sistema digestivo. Esto es debido a que en su interior, guarda una mezcla compleja de bacterias (lactobacilos, leuconostococos, lactococos y acetobacterias) y levaduras (fermentadoras de la lactosa y no fermentadoras).

Y te preguntaras, ¿el kéfir y el yogurt no son lo mismo?… La diferencia con el yogurt está en que el yogurt se hace a partir de la fermentación de dos bacterias (Lactobacillus bulgaricus y Streptococcus termophilus), mientras que el kéfir se fermenta con una combinación diferente de bacterias.

Además de las propiedades anteriores, el kéfir es rico en aminoácidos, vitaminas, minerales y encimas (especialmente calcio, fósforo, magnesio y vitaminas B2, B12, K, A y D). Los defensores del kéfir proclaman sus múltiples propiedades curativas y aunque no todas han podido probarse definitivamente, como la de que se reduzca el crecimiento de las células cancerígenas en humanos. Los estudios científicos si confirman que tienen propiedades beneficiosas para el aparato digestivo, la reducción de la tensión arterial, sus efectos positivos en tratamiento de los problemas cutáneos o que ayuda a envejecer de una forma más saludable debido a su valor nutricional, entre otras.

Al kéfir se le atribuyen más propiedades beneficiosas para la salud que al yogurt, ya que, el kéfir contiene varias cepas de bacterias que no se encuentran en el yogur. Asimismo, el kéfir también contiene levaduras beneficiosas que ayudan a fortalecer los intestinos, de manera que se vuelven más resistentes a los patógenos, tales como, la bacteria E.coli. Estas bacterias también ayudan a controlar y eliminar las levaduras patógenas destructivas, por ejemplo controla el crecimiento de los hongos cándida. Dadas las múltiples propiedades que se le atribuyen cada vez se están realizando más estudios sobre este alimento.

Pero no todo son ventajas, el kéfir puede tener efectos secundarios que incluyen hinchazón, gases y dolores por los gases, estreñimiento, diarrea, erupción cutánea o incluso acné, en estos casos es mejor dejar de tomarlo. Además debido al alto contenido en calcio del kéfir se puede ver reducida la absorbilidad de una serie de fármacos como; Biofosfatos, Fluoruros, Tetraciclinas, o inhibidores de la girasa. Para evitar este efecto, simplemente debemos evitar tomar kéfir 2 horas antes y hasta 2 horas después de la ingestión de este tipo de fármacos.

Si te estas preguntando donde lo puedes conseguir para comenzar a tomarlo, lo puedes encontrar ya producido y embotellado en tiendas de alimentación. También puedes adquirir el hongo y producirlo en casa de forma casera (opción más barata y probablemente con mayores propiedades).

Es fácil encontrar kéfir de vaca y de cabra en el supermercado, lo recomendable es elegir uno que no tenga azucares añadidos. Para conseguir el hongo, puedes conseguirlo en tiendas de productos naturales o por Internet, comprándolo o también hay muchísima gente que lo regala.

Parece que el kéfir es seguro para personas a las que la leche no les sienta bien. Pero si te estás planteando tomarlo, es recomendable que comiences con pequeñas cantidades, puesto que a cada persona le puede sentar de una forma. Otra opción son el kéfir de agua o el kéfir de té:

El kéfir de agua, que se produce con agua y azúcar, en esencia se trata del mismo tipo de microorganismo pero adaptado a otro medio y que puede tener algunas propiedades distintas.

El kéfir del té o kombucha, que se produce con té y azúcar y también tiene unas propiedades totalmente diferenciadas del kéfir de leche.

 

¿Aún no has probado el kéfir o ya eres consumidor habitual?, ¿qué te parece su sabor?, ¿has notado algún efecto o mejoría en general?

En el siguiente post vamos a hablar de otro alimento con una alta cantidad de probióticos, que es muy fácil de preparar en casa: el chucrut o col fermentada.

 

 

 

 

 

REFERENCIAS

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/?term=kefir+benefits

http://scholar.google.es/scholar?hl=es&q=kefir+health+benefits&btnG=Buscar&lr=&as_ylo=&as_vis=0http://scholar.google.es/scholar?hl=es&q=kefir+health+benefits&btnG=Buscar&lr=&as_ylo=&as_vis=0

 

El Papel de los Probióticos en el Tratamiento de la Artritis Reumatoide

probioticos

El término ¨Probiótico¨ es generalmente asociado a los yoghourts y/o algunos productos lácteos y conocidos únicamente por sus beneficios para subir las defensas.

La Organización Mundial de la Salud define los probióticos como microorganismos vivos beneficiosos para nuestro organismo cuando son administrados en cantidades adecuadas.

Entre sus principales efectos terapéuticos y nutricionales podemos mencionar que inhiben el crecimiento de bacterias patogénicas (bacterias que causan enfermedades infecciosas), producen una enzima llamada ¨peptidasa¨, que es responsable de digerir las proteínas del gluten (las que se encuentran en el trigo y otros granos) y la caseina (proteína de los productos lácteos). Así como también ayudan a sintetizar las vitaminas B y vitamina K y ayudan a los procesos de regulación de la inflamación.

Los probióticos también son utilizados para contrarrestrar algunos efectos secundarios de los antibióticos, debido que (los antibióticos) al mismo tiempo que eliminan la infección, pueden destruir las colonias de bacterias beneficiosas. Así como también se administran para la prevención de la diarrea causada por los antibióticos.

Otros usos terapéuticos demostrados científicamente de los probióticos son: la erradicación de la bacteria helycobacter pylori, las infecciones urinarias y el síndrome del intestino irritable, entre otros.

Tipos de Probióticos:

Los más comunes son Lactobacillus acidophilus y Bifidobacterium, pero también hay otro tipo de especies como Saccharomyces boulardii que es un tipo de levadura, entre otros.

¿Cómo pueden los probióticos ayudar al tratamiento de la Artritis Reumatoide?

La artritis es una enfermedad auto-inmune y sus causas son aún desconocidas; algunos sugieren factores genéticos y medioambientales, una dieta alta en alimentos pro-inflamatorios e incluso el tabaco.

En un estudio publicado en 2013 se encontró que los pacientes con artritis reumatoide tenían en su intestino la presencia en cantidades mayores la bacteria llamada Prevotella Copri comparado con personas que no padecen dicha enfermedad. Esta bacteria se encuentra en el intestino; sin embargo, el estar presente en altas cantidades implicaba que el nivel de las ¨bacterias beneficiosas¨ era bajo. No se conoce exactamente la relación entre dicha bacteria y la artritis, pero es posible que dicha bacteria aumente la inflamación en el cuerpo, influyendo directamente así en las articulaciones. Faltan aún más estudios para confirmar este hallazgo y poder explicar si es la causa de la artritis o no. Mientras tanto, en base a todos los estudios científicos que existen y debido a que la flora intestinal tiene un papel muy importante en la respuesta del sistema inmune para actuar contra la inflamación de las articulaciones, seria beneficioso complementar su dieta con la ingesta de probióticos.

¿En qué alimentos encontramos los probióticos?

Los probióticos se encuentran en los vegetales fermentados, tales como pepinillos, repollo y tempeh. No se recomienda el yoghourt comercial pues contiene mucha azúcar, la cual alimenta a las bacterias patogénicas.

Para dosis terapéuticas en el tratamiento de la artritis, lo más recomendable es comprar un suplemento de buena calidad que no contenga lácteos. Es necesario buscar el consejo de su médico o nutricionista para determinar la dosis adecuada y la duración de la misma, ya que esto varia dependiendo del tipo de probiótico y del grado de evolución de su artritis. Adicionalmente, será siempre beneficioso llevar una dieta saludable especial para la artritis y hacer ejercicio moderado mínimo 3 o 4 veces por semana.

info@nutricioninteractiva.com

twitter:  @carmen_egli

Referencias:

Iannitti, T et al, 2009. Therapeutical use of probiotic formulations in clinical practice. Elsevier. Clinical Nutrition 29 (2010) 701-725.

Scher et al, 2013. Expansion of intestinal Prevotella copra correlates with enhanced susceptibility to arthritis. E life. Available at http://elifesciences.org/content/2/e01202. Last accessed on May 22nd, 2014.

WHO. 2002. Guidelines for the Evaluation on Probiotics in Food. Available at http://www.who.int/foodsafety/fs_management/en/probiotic_guidelines.pdf. Last accessed on May 25th, 2014.

Vitaminas y Suplementos: ¿Vital o Superfluo?

 

Vitaminas y Suplementos

¿Qué son los suplementos? Productos que intentan suplementar la dieta con vitaminas, minerales, hierbas u otros productos botánicos, amino ácidos o cualquier combinación de estos. No son substitutos de la comida convencional ni substitutos de algún plato.

Las vitaminas y minerales son necesarios para que el organismo funcione correctamente. Todos los días consumes vitaminas y minerales de la comida, aunque algunos alimentos contienen más vitaminas y minerales que otros

Es importante conocer las dos categorías de vitaminas que hay: las solubles en grasa y las solubles en agua. Las solubles en grasa son las vitaminas: A, D, E y K, se disuelven en la grasa y son almacenadas en el organismo, un consumo excesivo no se elimina, por lo que tienes que tener cuidado con tomar demasiada cantidad de vitaminas de este tipo. Las megadosis de vitaminas solubles en grasa A, D, E y K pueden causar problemas, e incluso algunas dosis normales pueden afectar el efecto de ciertos medicamentos por receta.

Las vitaminas solubles en agua, son la vitamina C y el complejo de vitamina B (como vitamina B6, B12, niacina, riboflavina y folatos), necesitan disolverse en agua, por eso no se pueden almacenar. Lo que no consumes se pierde a través de la orina, la mayoría. Por eso necesitas tomarlas todos los días y si consumes demasiadas el riesgo es menor, porque se van a eliminar.

Mientras que las vitaminas son sustancias orgánicas (hechas de plantas o animales), los minerales son elementos inorgánicos que viene del sol y el agua y son absorbidos por las plantas o comidos por los animales. Tu organismo necesita grandes cantidades de algunos minerales, como calcio, para crecer y mantenerse saludable. De otros minerales como condritin, hierro, selenio, zinc,… solo se necesitan pequeñas cantidades de ellos cada día.

Los suplementos más consumidos son: Multivitamínico, calcio, vitaminas del tipo B, vitamina C, glucosamina/condritin, vitamina E, aceite de pescado, coencima Q10, vitamina A. Se toman para mejorar condiciones como problemas cardiovasculares (aceite de pescado), salud de los huesos, estado general, artritis, resfriado y gripe, depresión, menopausia, salud cognitiva, insomnio,…

Hasta ahora las investigaciones realizadas muestran que hay una gran evidencia de que una dieta rica en vegetales, frutas y otros alimentos basados en plantas pueden reducir el riesgo de cáncer, pero no hay evidencias de que los suplementos puedan reducir el riesgo de cáncer, es más existen indicios de que dosis demasiado altas de suplementos pueden incrementar el riesgo de cáncer .

La mayoría de las enfermedades crónicas conllevan un alto riesgo de stress oxidativo, esto hace que los radicales libres dañen las moléculas generando el estrés oxidativo. Los antioxidantes, ambos de la alimentación y de los suplementos neutralizan los radicales libres para minimizar el daño celular. Los antioxidantes pueden ser útiles tanto para prevenir como como agentes terapéuticos.

Aunque tomes algún tipo de suplemento o multivitaminico, no olvides que una dieta completa te aporta la mayoría de minerales, vitaminas y antioxidantes que necesitas. En proximas entradas veremos en que alimentos se encuentras las mayores concentraciones de vitaminas, minerales, antioxidantes, …

 

No olvides seguirnos para mantenerte al día de las próximas novedades. Fan de Facebook? eres más de Twitter? Tienes todos tus blogs por RSS? O sólo lees el e-mail? No te preocupes, te tenemos cubierto. Mira la barra lateral y escoge el que desees.